+ BALANCE DE ACROBACIAS EN TELAS

16.12.2011


novedad

 

    Una naturalidad asombrosa. Eso es lo que transmiten las chicas que practican esta actividad. Se desempeñan de tal manera en el aire que pareciera que sus cuerpos han sido concebidos únicamente para las alturas, jugando con las telas, el único material que pareciera conectar el cielo y la tierra. Son ángeles sin alas, una extraña expresión de la belleza artística.

    Pero tras lo grácil hay un mundo de entrenamiento. Para coordinar esa naturalidad, se debe armonizar el cuerpo, la mente y el ambiente. Esa armonización permanente corre por cuenta de Raúl “Chino” Yamasiro. El mismo nos cuenta todo lo que sucedió en el 2011.

 

    - ¿Cómo fue el año de esta actividad?

    -La disciplina no es un deporte, sino que es una disciplina artística circense. Los objetivos que hay aquí tiene que ver más con lo expresivo, con la conciencia corporal, con la preparación física y la resistencia; y con la técnica en el elemento, que en este caso es la tela.

    - ¿Hubo competencias o encuentros en los que participaron? ¿Cómo estuvieron organizados?

    - Competencia esta disciplina no tiene, o al menos yo no lo tomo así. Este año se comenzó con un grupo nuevo de adolescentes, por lo cual se amplió a una clase más; hasta el año pasado era una sola clase por semana. El grupo estuvo conformado por entre veinte y veinticinco chicas, y se puede decir que lo que se realizaron fueron Muestras, que a veces son exclusivas del Club y otras que nos convocan como la de la Agrupación Puente Cultural. Lo que se hace es ir a trabajar a beneficio de otras instituciones o de aquellos que quieran contar con nosotros, y ahí es donde ellas pueden poner en práctica todo lo que aprendieron durante el año; para lo que también es un desafío exponerse con el público y actuar un poco más que en las clases.

    - ¿Cuál es el objetivo que se lleva a cabo con las alumnas?

    - Hay varios: a) físicamente, es la resistencia: poder ir agregando figuras para terminar realizando una secuencia de seis o siete minutos arriba de la tela; b) desarrollar la capacidad anaeróbica, que es la necesaria para esta actividad; y c) desafíos en lo expresivo, que va desde lo estético hasta lo expresivo con el rostro, con las manos, con el cuerpo: poder transmitir con el corazón lo que queremos que el publico sienta.

    - ¿Se está conforme con el trabajo realizado?

    - Yo estoy muy conforme, muy cómodo con el grupo. Es independiente en un montón de cosas que tienen que ver con lo organizativo. Saben trabajar en grupo, cada una se divide lo suyo, sobre todo para las muestras... esto tiene que ver con el tema de lograr los objetivos, que depende de cada una de ellas: algunas lo pueden hacer con más constancia, con mayor énfasis, de acuerdo al resto de las actividades que desarrollan... muchas de ellas son mamás, tienen trabajo afuera o en sus casas, con lo cual lo van haciendo como un hobbie, con mayor o menos compromiso pero siempre con ganas; y después esta la otra parte que lo toma con más constancia y más ganas, lo cual se ve reflejado a lo largo del año.

    Hay un poco de todo: acá lo importante es que se diviertan, que la pasen bien... se trata de que nadie se frustre, que cada uno con su historia corporal, con sus ganas pueda llegar al objetivo que cada uno tiene.

    - ¿Creés que esta temporada lo han cumplido?

    - Pienso que muchas de ellas sí pudieron cumplirlo. Habrá habido alguna que por cuestiones personales o de mucho trabajo, no pudieron tener un año con tanta constancia como en los otros, lo cual no quiere decir que no hayan llegado al objetivo: cada uno llega al suyo de acuerdo al año que tiene.

    - ¿Hay algún objetivo para el año que viene?

    - Todos los años tengo distintos objetivos, para este grupo y para el que se sume el año próximo, el cual sería que se liberen mucho más en lo expresivo, que sean mucho más sueltas, jugar mucho más, más allá de la técnica en la tela.